Caraval

Caraval

caraval

Caraval estaba en todas mis redes sociales en épocas distintas de lo que va del año. Así que cuando pude poner mis manos en el libro no perdí mi tiempo y emprendí esta aventura que ha sido Caraval. Con mis expectativas por los cielos, podía suceder una catástrofe y convertirse en toda una decepción, situación que no se dio en lo absoluto. 

Como nos cuenta la sinopsis, Scarlett y Donatella Dragna han deseado asistir a Caraval desde pequeñas. Su abuela les contaba increíbles historias acerca del espectáculo y el Maestro del juego, Legend.  Cada año se realiza durante cinco noches en las que los jugadores deberán descifrar el misterio que se les presenta para poder reclamar el premio.

“But before you fully enter into our world, you must remember it’s all a game.”

En las primeras páginas del libro leemos las cartas de Scarlett pidiendo a Legend que visiten la Isla de Trisda y nos enteramos en la última, después de siete años, que Scarlett está comprometida y cree que ya nunca verá el juego. Sin embargo, semanas antes de su boda recibe tres boletos para Caraval: uno para Tella, otro para su prometido y uno más para ella.

Para nuestra sorpresa, Scarlett no está muy emocionada e incluso piensa que no es buena idea asistir, pues teme no solo por su matrimonio, sino su seguridad. Y Scar tiene un solo motivo para temer: su padre, un personaje que se nos presenta desde el inicio como un tirano abusivo que castiga a sus hijas de la manera más cruel. Yo también me hubiese pensado dos veces eso de agarrar mis maletas y escaparme a una isla desconocida. En cambio, Tella reacciona totalmente distinto: quiere ir y poco la molesta el riesgo que deben correr, es más, planea ir y no regresar a la isla.

Tras unos giros del destino, Scarlett llega a la isla y descubre que su hermana ha desaparecido como parte del juego. Si quiere volver a verla deberá hallarla antes que otro jugador.

Los personajes de Caraval…

Como muchos ya se estarán imaginando, las hermanas Dragna son distintas por completo. Y déjenme decirles que no es sólo en personalidad, sino en apariencia. Lo que las une es el amor que se tiene la una por la otra, mismo que utiliza su padre en contra de ellas para castigarlas. Si una comete un error, la otra paga. Horrible, ¿verdad?

Donatella es la clásica hermana menor que no mide las consecuencias, es más, ¡se lanza de cara al peligro! Dese el inicio me pareció la mimada de las dos, lo que usualmente significa que es egoísta y así fue. Además, Tella tiene una alta necesidad de sentirse y ser libre. Durante lo poco que aparece, me cayó muy mal por ratos, en otros sus acciones tenían más sentido y al final… se redime un poco. En cambio, Scarlett es siempre está viendo por el bien de Tella y cuando su padre la compromete con un conde que desconoce, lo ve como una salida perfecta para la vida que llevan bajo el techo de su padre, por lo que se comporta como la hija modelo para no poner en peligro el compromiso.

“It’s more than just a game or a performance. It’s the closest you’ll ever find to magic in this world.”

Tenemos un tercer personaje, tan recurrente como Scarlett: Julian. Un joven marinero con demasiado misterio a su alrededor. ¡Y Dios mío! En su repetitivo “no creas en todo”, insinuando que tampoco debería creer en él, no pude evitar caer bajo sus encantos y es que el hombre se da a querer, no por lanzar corazones a diestra y siniestra, sino por lo contrario. Sus muestras de cariño, si les podemos decir así, hacia Scarlett no son contadas, pero sí significativas, justas, lo que para mí las hace más importantes.

Y después Stephanie juega con tus emociones, así bien cañón, te hace pensar quince mil cosas respecto a Julian. Al final tu mente explota porque ya se cansó de jugar y ya no es capaz de distinguir la verdad de la mentira. Justo como sucede en Caraval. Casi, casi quedas loquito, pero la experiencia es bien cool. 

En camino a una resolución…

Este libro es bastante comparado con The Night Circus de Erin Morgenstern, libro del que también tenemos reseña, incluso lo pensé mientras leía. Entiendo el motivo. Si bien Caraval se desarrolla en una pequeño pueblo con fachas de ser muy mágico, que tiene canales al puro estilo de Venecia, nos encontramos en un libro que gira alrededor de la magia y un concurso con un matiz bastante oscuro, como en El circo de la noche. De igual manera, ambos tienen una atmósfera muy mágica, te absorbe y en definitiva sientes que estás hechizado.

Pero hasta allá, personas. Caraval es un asunto distinto, sus puntos centrales son otros, por ejemplo, la desesperación de Scarlett al no hallar a su hermana e irse quedando sin tiempo.

Some things are worth pursuit regardless of the cost.

¿Cómo es la narrativa, el estilo de la escritora? A mí me fascinó. Tiene unas descripciones muy ricas con una medida perfecta. Creo que lo más complicado es crear la sensación de estar viviendo una historia llena de magia, pero lo consiguió y lo sentí muy fluido, nada brusco. Todavía deja espacio para esta sensación de que algo está mal, porque el juego poco a poco se va volviendo más y más oscuro. Yo me puse nerviosa en cierto punto, lo que no sucede seguido con los libros.

En fin, Caraval ha sido una joyita para mi verano, definitivamente entra dentro de mis libros favoritos del año.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *